Línea Onilalá

Piezas de madera aromática, porque provienen del árbol del "linaloe", trabajadas y pintadas con una técnica prehispánica de laqueado o también conocida como técnica de Olinalá, localidad en el estado de Guerrero.
El laqueado se logra gracias a la piedra dolomita que se pulveriza y se mezcla con aceites y pigmentos naturales. Se logra el brillo al barniz adecuado y se bruñe con cuarzo. Las obras reposan para luego ser desdibujadas mediante incisiones en la laca (esgrafiado) con una pluma de guajolote y, en su punta, se coloca una espina de maguey o huizache. El último paso es el dibujado con motivos naturales (flor y fauna) y también geométricos. Los colores se distinguen por su alto contraste e intensidad.
Es un orgullo para Corazón México presentar esta selección artesanal tan valuada y querida en todo el mundo.